• Sígueme en Instagram
  • Sígueme en Youtube
  • Only For Men

Mi historia parte 6: Toma todo lo mejor para ti

Hay algo muy particular que quisiera compartir con ustedes antes de continuar con mi historia entre barbas y cabellos. Algo, que luego, descubrí como una fortaleza: La capacidad de darse por entero a sí mismo.

Suena medio abstracto y agotador. Lo interpretamos como aquella capacidad de trabajar y trabajar. Pero no se trata de eso, no es agotarse físicamente, dirigir la obra, pintar las paredes, diseñar el logo, imprimir la publicidad. No es eso. Se trata de generosidad. Se trata de no guardarse nada para luego.

Es muy cierto que cuando desarrollamos un proyecto, que lógicamente implica una inversión, esperamos que nos sea devuelto todo aquello que damos. Y allí está el problema, la angustia, la espera. Pensamos que el banco, el arquitecto, el centro comercial, tienen que hacer algo por nosotros, por nuestro proyecto. Y realmente no es así.

Toda la energía que necesita tu emprendimiento esta en ti. eres el director de esa orquesta y por ello es que necesitas estar en las mejores condiciones posibles: mental, física, emocional y espiritualmente.

Prepárate, inspírate, lee, imagina.


Leer es la vía más rápida para desarrollar la creatividad y visualizar lo que deseamos. Sé un ávido lector, experimenta diferentes tópicos, sal de tu zona de confort. Luego, siempre que tengas oportunidad experimenta lo leído, aplícalo.

Cuida tu cuerpo: tu apariencia refleja el éxito de tu empresa. En mi caso la finalidad de mi empresa me ayuda a proyectar una apariencia positiva. Si, tu apariencia se proyecta a través de tu emprendimiento. Imaginemos que es un restaurant o estás en el área de la alimentación, pero no cuidas tu peso. Probablemente tu comida no será asociada con algo que hoy día todos buscamos y añadiría un plus a tu propuesta: salud. Por otro lado una buena condición física te genera una aptitud y actitud, óptima para el desempeño de tus labores dentro de la empresa. Y para finalizar, tu cuerpo es el vehículo a través del cual expresas todo el conocimiento que adquiriste en el punto anterior, ¡así que cuídalo!

Emociónate. ¡Si! emociónate con lo que haces. Vive segundo a segundo como desarrollas un proyecto o un día de trabajo. Pule tus emociones negativas, reconócelas, ellas no son malas. Son un ejercicio de autocontrol y conocimiento de sí mismo. Así que valídalas y agradece. Te muestran los puntos en los que debes trabajarte.



Por último, conéctate con tu espiritualidad. No se trata de ayunar, rezar o pasarte todo el día en OM. Busca el equilibrio. Reconócete como un ser espiritual. Todos los somos. Busca una vía para expresarlo: la oración, el yoga, la meditación; hay mil forma de hacerlo, de seguro que alguna te vibrara. Mientras encuentras medio de conexión y aún si ya lo encontraste: AGRADECE. Agradece: ¡por lo que te pasa y por lo que no te pasa también!



¡Tú emprendimiento empieza y termina en ti!


Si te perdiste la entrada anterior léela aquí: Descubriendo el agua tibia

Si quieres leer la siguiente, aquí: Mi problema, mi solución

8 tips para ser exitoso

11.6.17 // by Alvaro Peña // , , , , // No comments

Todos deseamos ser exitosos, conseguir los objetivos y metas que nos proponemos. Pero… ¿Cómo lograr siempre lo que queremos? ¿Existen secretos para el éxito?

Pues, si bien no hay fórmulas mágicas, todas las personas exitosas tienen ciertas cosas en común. Y basándose en esos rasgos comunes, se han desarrollado estos 8 tips para ayudarnos a lograr el anhelado éxito:




1. Define tus propósitos
Decide exactamente cuáles son tus ideales. Aunque parezca mentira, muchas personas no saben lo que quieren y por tanto no logran nada significativo.

2. Delimita tus Objetivos
Define con claridad qué es lo que quieres conseguir, ya sea cosas materiales o logros personales. No es igual pensar “quiero ser muy exitoso” a pensar “quiero tener libertad financiera”.

3. Determina con exactitud el alcance de tus objetivos
No es lo mismo decir: “quiero ganar mucho dinero” a decir: quiero ganar $2000 dolares mensuales. Establece Cantidades y Fechas. Te programarás inconscientemente para lograrlo en el tiempo establecido, o incluso antes.





4. Divide

Divide tus objetivos y metas en partes más pequeñas. De esta forma será más simple ir uno por uno y simplificar el proceso.

5. Visualiza el Éxito
Un paso importante para el éxito, es la visualización. Obsérvate a ti mismo en el estado final de tanto esfuerzo.




6. Sé Optimisma
El optimismo te hará estar menos predispuesto al fracaso.

7. No te Rindas
Insistir, persistir, resistir y no desistir.

8. Supérate
Lucha contra ti mismo para mejorar en todo momento y no te detengas cuando logres tus cometidos. Sigue trabajando para hacerte cada vez más grande.



El universo no conspira en tu contra, pero tampoco se sale de su camino para acomodar las cosas.

11.6.17 // by Alvaro Peña // , , , // No comments

Para la mayoría de las cosas importantes, el tiempo siempre es un problema.

¿Esperas un buen momento para renunciar a tu trabajo?

Las estrellas nunca se alinearán y los semáforos nunca se pondrán en verde al mismo tiempo.

El universo no conspira en tu contra, pero tampoco se sale de su camino para acomodar las cosas.



Las condiciones nunca son perfectas.

"Algún día" es una enfermedad que llevará tus sueños a la tumba.

Las listas de pros y contras son igual de malas.

Si es importante para ti y quieres hacerlo "eventualmente", sólo hazlo y corrige el curso sobre la marcha"

________________________
 Timothy Ferris
Autor de "La semana laboral de cuatro horas".

Mi Historia parte 5: Descubriendo el agua tibia

Ya tenía el dinero. Ahora, ¿en que lo invertía?

Sentí una verdadera pasión por la agencia de viajes, amaba ese negoció, lo construí con mucha ilusión. Pero ahora la situación era diferente, me movía la necesidad de producir dinero, pues había compromisos que cumplir y una economía personal que recuperar.

No tenía un planteamiento específico, algo en particular que quisiera, carecía de un motivo que no fuera un 15 y último. Ante un panorama de mil cosas que podía desarrollar, no había alguna que me picara el ojo.

Esperé a ver si me llegaba la musa de la inspiración. Que va, no llego.

Así que en aras de relajarme un poco, me fui a cortar el cabello. Cuando llegue a la barbería, tenía tres por delante, así que me fui a comer algo. No calculé bien el tiempo y cuando regresé, habían pasado a alguien en mi turno, el barbero me dijo:

—Chamo te esperé como 10 minutos y como no llegaste, pasé al señor. ¡Tranquilo que esto es rápido!

¿Cómo es posible que yo haya esperado una hora y él tan solo 10 minutos? Esto no era nuevo. Si no me quedaba en la barbería esperando, perdía el turno. Esperar allí implicaba, calor, incomodidad, pérdida de tiempo. El barbero excelente, la metodología de atender al cliente fatal.

Esta situación se repetía, si me arreglaba los pies, las manos o si deseaba darme un masaje. Debo aclarar que para cada uno de estos servicios iba a un lugar diferente. Imaginen de cuánto tiempo debía disponer, para el cuidado básico que requiere un hombre para estar presentable. Deseé poder reunir a los cuatro profesionales que requería en un mismo lugar.


La espera me molestó. Me tomé el problema a pecho. Tenía que resolverlo.



Y tratando de resolver el problema de otro, encontré un área parcialmente explotada, desatendida, anticuada… No estaba descubriendo el agua el caliente, ya lo sabía. Lo que estaba descubriendo era las posibilidades de servirla mejor…

A veces buscamos desarrollar un gran proyecto, “EL PROYECTO”, lo complicado, lo grande, ¡lo que tiene departamentos! Muchas veces lo sencillo, lo cotidiano, lo inmediato, está allí manifestando iniciativas sencillas pero necesarias. Solo basta poner atención a lo que nos rodea, lo que nos hace falta…


Si te perdiste la entrada anterior léela aquí: A veces la cosa no sale bien
Si quieres leer la siguiente, aquí: Toma todo lo mejor para ti