• Sígueme en Instagram
  • Sígueme en Youtube

Hola, bienvenido a mi Blog. Soy Álvaro Peña, CEO de la Franquicia Only For Men Barbería y espero que todo lo que encuentres aquí sea de tu total beneficio.

Mi historia parte 8: Una vaina sólo pá hombres!

Debía buscar un lugar físico donde comenzar a materializar el resultado de mi investigación. Necesitaba encontrar donde plantar mi proyecto.

Personalmente creo que uno de los problemas que tiene nuestra controversial capital, Caracas, son los estacionamientos. El lugar puede ser el mejor del mundo, pueden prestarte el mejor servicio, la calidad insuperable e incluso podría resultar, además, el más económico; pero si usted no tiene dónde estacionar su vehículo, ya lo piensa dos veces.


Así que la respuesta era bastante fácil de deducir: Un centro Comercial. Necesitaba encontrar un local en un centro comercial.


Recuerdan que les comenté al inicio, que aun y cuando quedé económicamente comprometido, hice un esfuerzo y di prioridad a cancelar mis deudas. Pues bien, una de esas deudas fue el alquiler del local donde funcionaba la agencia de viajes. Gracias a eso, el dueño de ese local, mi amigo Luis Constanza, considero alquilármelo nuevamente. Él me preguntó: --¿Y ahora que vaina vas a montar? Yo le contesté:  --¡Una vaina sólo pá hombres donde se corten el cabello!




--¡Ahhh una peluquería! Concluyó él

Por primera vez sentí la enorme diferencia entre los conceptos “peluquería” y “barbería”. Ambas, en apariencia, por fuera, llenas de pelos; ¡pero por dentro con vanidades diferentes!


--¡No amigo mio! Una BAR- BE- RÍ- A. Barbería, las barberías o sea: Solo para hombres. ¡Es más así la voy a llamar!


Curiosamente, era tan obvio el nombre que debía tener, qué algunas semanas después cuando conversaba con un barbero y le planteaba el proyecto, éste también dijo: ---¡Ahhh un lugar Solo para Hombres Barber Shop!


La confusión de mí, nuevamente, arrendador; entre barbería y peluquería, se replicó muchas veces. Cada vez que mencionaba el nombre de mi proyecto y decía a que nos dedicaríamos, mi interlocutor respondía, como quien descubre América: --Ahhh, una peluquería! O… ¿una peluquería? Sinceramente no me explicaba que no comprendieran la diferencia… era tan fácil, ¡tan evidente! Entendí que, en la cabeza del consumidor era la misma cosa y en rio revuelta ganancia de pescadores; daba lo mismo ir a una peluquería que a una barbería, pues no y ya les contare porque?


Tenía que salir del cauce, del paquete, del enredo entre lo masculino y lo femenino. En criollo necesitaba salir de esa zambumbia que el consumidor tenia entre las uñas acrílicas y el after shave.

Otra idea llenó mi cabeza. Tenía que diferenciarme de todos ellos. Necesitaba una identidad.

De momento no supe como haría eso. Pero por si a las moscas, por acaso alguna duda, para que no se equivocaran más, a: Solo para Hombre, le apliqué el anglosajón y le agregue la palabra correcta: BARBERIA.

Only for Men, Barbería.


Las ideas tomaban forma, se transformaron en un nombre que se estaba gestando entre las paredes de un local en el sótano de un centro comercial. Empecé a llamar a mi proyecto por su nombre.



En algún lugar leí: “La palabra tiene poder” No sabía que significaba, pero me gustaba. Me gustaba decir: Only for Men, Barbería; con todas las fuerzas de mi corazón.

Mi historia parte 7: Mi Problema, Mi solución

Cuando estás en el centro del huracán, no reconoces la enseñanza. Estás en directo, involucrado, no ves la bendición en el problema. Ahora ya no solo la veo, también la entiendo.

Mi necesidad se convirtió en mi objetivo. ¡Objetivo del cual no sabía absolutamente nada! Pensé que tendría que hacer un curso de barbería. Lo intenté, pero de verdad que no nací con ese “Don”. No aprendí a cortar cabello, pero si logré diferenciar lo que estaba bien hecho de lo que no.



Por primera vez me fijé como me arreglaban las manos y los pies, desde el proceso, el cual solicité que me describieran, hasta los productos usados para esa labor. Tomé nota de todo.

Fui al terapeuta de masajes y en un máximo esfuerzo por no dormirme le pregunté por cada manipulación y su beneficio. Cuando me dejó solo, anoté todo lo que veía dentro de la cabina de masaje y los productos que usaba.

Me tomé tres meses paseando por muchas barberías y peluquerías, observando mobiliario, costos, producto, estilo de trabajo, cantidad de hombres que asistían a peluquerías, horas de mayor afluencia de clientes. Averigüé como era el sistema de pago, cantidad de barbería vs peluquerías, barberías dentro de peluquerías, como se comportaba el barbero dentro de la peluquería (bastante aislado, por cierto). En las noches revisaba en internet todo lo relacionado al tema. La historia de la barbería en Latinoamérica me resultó interesante. ¡Los barberos hasta sacaban muelas! Pero ese cuento se los echo en otra oportunidad.

Me dediqué a hacer un trabajo de campo, una investigación, que desde mi punto de vista no dejara nada por fuera.

Durante esos tres meses pude hallar respuestas al por qué debía de ir de un lado a otro para recibir una atención mínima de cuidado personal. Estaba frente a un tabú: “El hombre debe ser como el oso, mientras más feo más hermoso”. Para ese oso no había nada planeado, ni estructurado, nadie había pensado globalmente en las necesidades de ese pobre oso.




Seguí averiguando, preguntando, por ejemplo, de que productos disponíamos los caballeros para cuidarnos. Me sorprendí, había muchos. Solo que no se conocían. Además de shampoo, gel de afeitar, post afeitada y máquinas de rasurar, ¡había un mundo de cosmética creada para hombres! Pero no había interés en darlos a conocer. Creo que no era considerado rentable. Y así el pobre oso seguía sin conocer su derecho a estar presentable y saludable. 


Salir a la calle a averiguar lo que había y lo que necesitaba, fue una excelente opción. Recorrí Caracas de este a oeste, de norte a sur. Maracaibo, San Cristóbal, Margarita. Traté de ver y probar cómo funcionaban barberías y peluquerías en diferentes lugares del país.



Definitivamente hay una diferencia entre observar el objeto de estudio y vivir el objeto de estudio. Con la segunda opción interiorizas el conocimiento, la experiencia. 
Mi intención era hacer el planteamiento más real y acertado de una empresa que prestara todos los servicios posibles a favor de la imagen masculina. Así, empecé a armar un rompecabezas llamado Only for Men, Barbería. 



Si te perdiste la entrada anterior léela aquí: Toma todo lo mejor para ti

Incertidumbre es libertad

4.7.17 // by Alvaro Peña // , , , , // No comments

No nos es posible imaginar la importancia de la educación y la formación hasta el momento en que nos hacemos padres. En ese instante se abre ante nosotros la incertidumbre del futuro que espera a nuestros hijos. En ese instante comenzamos a librar una larga batalla en busca de las mejores oportunidades de estudio y preparación que queremos brindarles.

Cuando el grupo O4M apoya proyectos como “Queremos Graduarnos” lo hacemos desde la perspectiva de un padre arando el futuro de sus hijos, lo hacemos con la firme creencia de que cada hijo de Venezuela también es nuestro. Lo hacemos desde la incertidumbre que nos acciona como empresa a pensar que nada está predestinado y que andando hacemos camino

Estoy seguro de que muchos de ustedes están bastante preocupados por lo que les deparará el futuro, y quiero decirles hoy que su futuro no solo es incierto, sino que existe la probabilidad abrumadora de que sea mucho más incierto de lo que piensan. ¿Y saben qué?, ¡eso es bueno! Esa incertidumbre no es más que la vida desafiándonos nuevamente

Así que mi consejo es: impónganse metas audaces, construyan su fuerza de voluntad de manera deliberada y consciente, y utilicen bien su tiempo. Son muy afortunados de estar aquí. Procuren adquirir las bases de pensamiento crítico y autocrítico porque este unido a habilidades prácticas les permitirá resolver problemas difíciles en el mundo real.

No teman a esa incertidumbre. Acéptenla. Úsenla. Incertidumbre significa que nada está predeterminado. Incertidumbre significa que tienen que modelar el futuro con la fuerza de su voluntad, la fuerza de su intelecto y la fuerza de su compasión. Incertidumbre es libertad.

Felicitaciones a todos y ÉXITO.



Palabras que compartí con los estudiantes de la franquicia social "Queremos Graduarnos"

El Vendedor de zapatos

Ante un mismo hecho caben dos posibles actitudes. Donde unos ven un fracaso, otros ven una oportunidad.

Tenemos como ejemplo aquella vieja anécdota de una compañía de zapatos que quería probar ventas en una isla y envió a uno de sus vendedores para investigar si era factible.  
El vendedor al llegar se dió cuenta que nadie usaba zapatos. Desencantado, envió un telegrama a la compañía diciendo: “Aquí nadie usa zapatos. No hay a quien venderle, es una pérdida de tiempo. Regresaré en el primer vuelo.”

El gerente de la compañía, que no quería rendirse tan fácil, envió a otro vendedor, uno de los mejores de su equipo. Éste, también envió un telegrama al llegar que decía: “La gente aquí no usa zapatos. ¡Hay tantas oportunidades! ¡Me quedo! ¡Por favor, envíen más zapatos!"


Como bien dice el dicho: todo depende del cristal con que se mire.

Hay oportunidades en todos lados, solo debemos estar preparados para verlas. 


Principios de liderazgo según Nelson Mandela


Nelson Rolihlahla Mandela estaba destinado a ser alguien importante para su país y para el mundo. Su fuerza y sabiduría lo convirtió en una leyenda del verdadero significado de “poder”, de la inteligencia al luchar y de liderazgo.

Según algunos especialistas, la vida de Mandela se rigió por una filosofía de creer y ejecutar, sin embargo, su liderazgo se basó en las siguientes características:


1. El coraje no es la ausencia de temor sino la capacidad para sostenerse e inspirar a otros a sobreponerse a él. Aún en medio de circunstancias adversas, recuerda tu posición e inspira a otros a ir más allá.

2. Sé objetivo al actuar, nunca dejes una idea al aire. Piensa, analiza y ejecútala. Mantente atento a los momentos y oportunidades.

3. No te dejes engañar por la trampa de la inmediatez, los objetivos se logran a largo plazo.

4. Mantén a tus amigos cerca y aún más cerca a tus contrarios. Conócelos y aprende de ellos.

5. Ten la capacidad de generar empatía con tu gente.

6. Nada es blanco o negro. Siempre hay distintas formas de solucionar un problema, lo importante no es hallar una respuesta, sino encontrar la mejor.

7. Reconocer los errores cometidos y rectificar también es una muestra de liderazgo.

El éxito se puede medir en centímetros

1.7.17 // by Alvaro Peña // , , , , , // No comments

Una persona exitosa no es muy diferente de de otra que no consigue lo que quiere en la vida. La distancia que nos separa del éxito puede ser mucho menor de lo que parece. 

Pensemos en una carrera de caballos en la que el caballo en alcanzar la meta ganó 15.000 dólares y el segundo 5.000. ¿Es el caballo ganador tres veces más rápido? ¡Por supuesto que no! La diferencia entre la llegada de uno y otro son solo centímetros. Y si pensamos en el tiempo, ¿Cuanto tiempo hubiera necesitado el segundo caballo para pasar al primero? Apenas milisegundos. No fue entonces un esfuerzo extremo entre uno y otro lo que marcó el resultado final, sino apenas una pequeña diferencia.



Un profesional que gana 3 veces más que otro no lo hace porque se esfuerce el triple ni porque tenga el triple de inteligencia o de talento; pero hay algo que cambia los resultados.

Así que el éxito está al alcance de la mano para cualquier persona que realmente se proponga lograrlo.

Toma acción HOY y piensa: ¿Cual es esa "diferencia" que marcará la diferencia en mis resultados.?





Basado en un extracto del libro "El éxito no llega por casualidad" de Lair Ribeiro

Mi historia parte 6: Toma todo lo mejor para ti

Hay algo muy particular que quisiera compartir con ustedes antes de continuar con mi historia entre barbas y cabellos. Algo, que luego, descubrí como una fortaleza: La capacidad de darse por entero a sí mismo.

Suena medio abstracto y agotador. Lo interpretamos como aquella capacidad de trabajar y trabajar. Pero no se trata de eso, no es agotarse físicamente, dirigir la obra, pintar las paredes, diseñar el logo, imprimir la publicidad. No es eso. Se trata de generosidad. Se trata de no guardarse nada para luego.

Es muy cierto que cuando desarrollamos un proyecto, que lógicamente implica una inversión, esperamos que nos sea devuelto todo aquello que damos. Y allí está el problema, la angustia, la espera. Pensamos que el banco, el arquitecto, el centro comercial, tienen que hacer algo por nosotros, por nuestro proyecto. Y realmente no es así.

Toda la energía que necesita tu emprendimiento esta en ti. eres el director de esa orquesta y por ello es que necesitas estar en las mejores condiciones posibles: mental, física, emocional y espiritualmente.

Prepárate, inspírate, lee, imagina.


Leer es la vía más rápida para desarrollar la creatividad y visualizar lo que deseamos. Sé un ávido lector, experimenta diferentes tópicos, sal de tu zona de confort. Luego, siempre que tengas oportunidad experimenta lo leído, aplícalo.

Cuida tu cuerpo: tu apariencia refleja el éxito de tu empresa. En mi caso la finalidad de mi empresa me ayuda a proyectar una apariencia positiva. Si, tu apariencia se proyecta a través de tu emprendimiento. Imaginemos que es un restaurant o estás en el área de la alimentación, pero no cuidas tu peso. Probablemente tu comida no será asociada con algo que hoy día todos buscamos y añadiría un plus a tu propuesta: salud. Por otro lado una buena condición física te genera una aptitud y actitud, óptima para el desempeño de tus labores dentro de la empresa. Y para finalizar, tu cuerpo es el vehículo a través del cual expresas todo el conocimiento que adquiriste en el punto anterior, ¡así que cuídalo!

Emociónate. ¡Si! emociónate con lo que haces. Vive segundo a segundo como desarrollas un proyecto o un día de trabajo. Pule tus emociones negativas, reconócelas, ellas no son malas. Son un ejercicio de autocontrol y conocimiento de sí mismo. Así que valídalas y agradece. Te muestran los puntos en los que debes trabajarte.



Por último, conéctate con tu espiritualidad. No se trata de ayunar, rezar o pasarte todo el día en OM. Busca el equilibrio. Reconócete como un ser espiritual. Todos los somos. Busca una vía para expresarlo: la oración, el yoga, la meditación; hay mil forma de hacerlo, de seguro que alguna te vibrara. Mientras encuentras medio de conexión y aún si ya lo encontraste: AGRADECE. Agradece: ¡por lo que te pasa y por lo que no te pasa también!



¡Tú emprendimiento empieza y termina en ti!


Si te perdiste la entrada anterior léela aquí: Descubriendo el agua tibia

Si quieres leer la siguiente, aquí: Mi problema, mi solución